Font Size

SCREEN

Profile

Menu Style

Cpanel

 

 

A partir del momento en que el órgano Rector, Consejo Nacional Electoral, emitió el primer boletín, e inclusive, antes de dicha acción, el candidato opositor con un plan claramente establecido, y que fue develado por el presidente del comando de Campaña “Hugo Rafael Chávez Frías”, Jorge Rodríguez días antes de la contienda electoral, conocido por medio de los organismos de inteligencia del Estado y llamado “Agenda Soberanía” que el candidato opositor No reconocería  los resultados de las elecciones. Es así, que el día 14 de Abril, desconoció la voluntad de la mayoría del pueblo donde claramente arrojo como triunfador al ciudadano Nicolás Maduro Moros.

Lo anterior, es expresión de la política de tan bajo nivel que viene desarrollando el candidato opositor, quien en el momento de la inscripción de su candidatura ante el CNE, aceptó las normas establecidas en la Ley de Procesos Electorales, respetando supuestamente al árbitro electoral, que hoy irónicamente desconoce.

Siendo esta actitud contradictoria con relación a las elecciones de gobernadores del 16 de diciembre del año 21012, quien resultó ganador con el 2% por encima de su contendor Elías Jagua, hombre respetuoso, quien aceptó el resultado final producto de la voluntad de los Mirandinos.

Contradicción, que viene demostrando desde el escenario golpista del 2002, donde siendo uno de los gestores e incitadores de la violencia arremetió ante la embajada de Cuba y en el secuestro del Presidente  de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías, rompiendo el hilo constitucional los días 10, 11 y 12 de Abril, hace 11 años, mostrando posteriormente el rostro del lobo disfrazado de oveja para ocultar una vez más sus facciones fascista heredadas de la burguesía colonialista, que oprimió a Venezuela durante décadas.

Burguesía que se vale de cualquier herramienta mediática, de acaparamiento, de violencia y de situaciones fabricadas en los laboratorios de la CIA para retomar el Poder, ese poder que ahora es de las bases sociales, quienes a partir de la llegada de la Revolución liderizada por nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez, asumió el protagonismo en el impulso del Poder Comunal.

La Burguesía de este país no perdona que la Revolución le haya  devuelto al Pueblo  el control de la renta y los beneficios petroleros, que se hayan dignificado a través de tantos programas sociales. Es por tanto lógico, para sus intereses, que dicho personaje haya encontrado su mejor aliado en el imperio del Norte y sus cómplices fascistas de Europa para arremeter con Violencia a través de los medios de comunicación, brazo ejecutor de sus planes, (prensa, radio, televisoras privadas y redes sociales) contra el Estado y el bienestar social; instando el enfrentamiento entre  pueblo, tal como se evidencio en el año 2002.

Este golpista, conjuntamente con sus cómplices tratan de justificar con la excusa perfecta, un supuesto “Fraude electoral”,  escenario que viene a fraguar la prefecta escusa, para asesinar  brutalmente al soberano que democráticamente confirmo el 14 de Abril la continuidad del modelo Socialista, Bolivariano, Chavista y Revolucionario.

Lo que hemos evidenciado este 15 y 16 de Abril, es el irrespeto grotesco a la voluntad de las mayorías, llamando al desconocimiento de los resultados, incitando a la violencia, tal como lo expresan sus palabras del día 15 del presente mes, al señalar: “ Expresen su arrechera con las ollas”, traducido dicho mandato en sus seguidores en ordenes para arremeter contra casas del PSUV, CDI, Mercales, viviendas y vehículos de compañeros, pero sobre todo arremeter contra todo aquello que haya nacido en Revolución.

Ordenes que fueron traducidas en victimas en las calles Venezolanas, lesionados, y múltiples focos de desestabilización; siendo su objetivo principal en este Plan Golpista, el sacrificio de algunos ciudadanos para fraguar el golpe de Estado, maquinado desde Bogotá Colombia. Las Órdenes del candidato perdedor Capriles Radoski son claras, y lo hemos visto en estos dos últimos días, negociar la Sangre del Pueblo Venezolano por una cuota de poder con el demonio del Norte EEUU.

En vista de tal situación y de la decisión del ex candidato del antichavismo Enrique Capriles Radonski de no reconocer los resultados de la elección presidencial y su consecuente pronunciamiento que ha desencadenado el incentivo al desconocimiento de los resultados y del propio Poder Electoral,  la desobediencia civil, la violencia, discriminación, daños a la propiedad del Estado Venezolano, interrupción de las vías públicas, zozobra y conmoción en las familias venezolanas, muertes de ciudadanos venezolanos y heridos, que vienen a configurar un panorama de desestabilización del Estado Democrático Social de Derecho y de Justicia, hechos ocurridos en algunos de los principales Estados del país.

Es necesario fijar posición desde un punto de vista jurídico como consecuencia del rol que tiene la Universidad Bolivariana de Venezuela en el Estado Mérida, fundamentado en lo siguiente: Es piedra angular del ordenamiento jurídico del país, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que viene a refundar a la República a partir de 1999, con el poder originario del pueblo venezolano, por lo que vista la situación política del país es evidente determinar la responsabilidad directa, pública y notoria que el ciudadano Enrique Capriles Randonski junto con el movimiento político denominado Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tiene en esta situación, caracterizada por  una posición de desestabilización e incitación nacional al interferir directamente en el cumplimiento de los fines esenciales del Estado Venezolano en cuanto a la defensa y el desarrollo del ejercicio democrático de la voluntad popular y la paz, omitiendo intencionalmente a los principios generales de un Estado Democrático, social de derecho y de justicia, independiente, soberano, donde se puede mencionar el desconocimiento por parte de dichos ciudadanos a los principios: la vida, a la libertad, a la justicia, a la solidaridad, al respeto de la voluntad política del pueblo, responsabilidad social, corresponsabilidad democrática, y falta de ética por parte de estos dirigentes.
 
Uno de los aspectos que se vislumbran en sus  discursos y accionar constante  hacia el pueblo venezolano es la actitud discriminatoria  a razón de raza, credo, sexo, condición social lo que tiene como resultado el menoscabo de las condiciones de igualdad,  libertad y derechos fundamentales de todas las personas. A sabiendas que  ejercen funciones  públicas, incurren en responsabilidades civiles, penales y administrativas sin que  le sirvan de escusas órdenes superiores. Ya que el Estado tiene la obligación a investigar y sancionar legalmente los delitos cometidos por  estos dirigentes antipatriotas, trayendo como consecuencia la inestabilidad social, jurídica, económica, política, del Estado y consecuentemente la salud ´psicológica y moral del pueblo venezolano.

Ante estos hechos violentos y de desestabilización del país, que constituyen amenaza, vulnerabilidad y riesgo para la integridad física de las personas, sus propiedades y el disfrute de los derechos y el cumplimiento de los deberes;  la Universidad Bolivariana de Venezuela apoya y se alinea  con el llamado del Presidente Nicolás Maduro a la paz, orden y seguridad, sin dejar de lado  el papel de los Órganos de Seguridad del  Estado ante la situación actual.

Cabe destacar, que el presente escrito no tiene por objeto la coacción o la censura de estos dirigentes a su derecho de libre expresión, pensamientos u opiniones de viva voz y de hacer uso para ello de los medios de comunicación, sino en el ejercicio de nuestro derecho como ciudadanos a que se cumpla o ejecute lo establecido en la constitución y en las leyes venezolanas. En este caso el irrespeto de que ha sido objeto el Presidente Nicolás Maduro cuando se intenta desconocer los resultados electorales incitando al enfrentamiento de pueblo contra pueblo.

La Universidad Bolivariana de Venezuela, da su apoyo irrestricto al Consejo Nacional Electoral el cual ha sido calificado por los Observadores internacionales como uno de los más confiables del mundo, con experiencia en más de 18 elecciones en Venezuela dando resultados fidedignos, legítimos y aceptados tanto por la oposición como por la opción revolucionaria. En el caso de las elecciones del 14 de Abril de 2013, se evidenció total transparencia, resultados irreversibles que corroboran la preferencia mayoritaria relativa del pueblo venezolano por la opción de la revolución.

 El ex candidato Henrique Capriles y su comando de Campaña, lo ha descalificado, vituperado, deslegitimado ante el pueblo que le apoya a la institucionalidad del Estado Venezolano, incitándolos al desconocimiento del Presidente Nicolás Maduro.


A raíz de todos estos pronunciamientos por parte de Henrique Capriles y su Comando de Campaña, han incurrido en hechos punibles tipificados en la legislación Penal Venezolana, en ello se puede señalar:

1.-  En lo establecido en el artículo 129, las acciones  realizadas por ex candidato atenta contra la independencia y la integridad del espacio geográfico de la República, debido a que si el Órgano rector dio su veredicto confiable, transparente sobre los resultados electorales irreversibles, a sabiendas de ello, hace un desconocimiento de los mismos incitando a la perturbación  del orden público, con planes o propósitos a la inestabilidad social, generando caos,  violencia, muertes y destrucción de bienes del estado.

2.- En concordancia con  en el artículo 132,  relacionado a la conspiración para destruir la forma política republicana que se ha dado en la nación;  en cuanto que es público y notorio la existencia de un Plan para desestabilizar la democracia venezolana, caracterizado por el acaparamiento, desabastecimiento delitos que atentan contra la soberanía alimentaria, el sabotaje eléctrico, con la finalidad de lograr el rompimiento del orden constitucional y la existencia de la democracia instituido.

3.- En relación al artículo 143 hace referencia a la incitación a la rebelión, por cuanto su discurso asumió una actitud hostil en contra del gobierno legítimamente constituido o elegido, incitando a evitar su proclamación, por cuanto en su discurso manifestó que dicha proclamación es ilegal e ilegitima sin tener ningún argumento para ello; igualmente, cuando convoca al pueblo a evitar la juramentación o toma de posesión del Presidente constitucional Nicolás Maduro. Así mismo, el numeral 3 del artículo 143 que establece que     quien promueva la guerra civil entre los ciudadanos se considera también incitación a la rebelión.

4.-  De la misma manera, los artículos 147,  149 y 163  relacionados con la ofensa al Presidente de la República lo cual es un hecho público y notorio en cada alocución del ex candidato. Igualmente, el ex candidato ha incurrido en el delito de vilipendio público a los Poderes Públicos.

5.- El articulo 283 y 285,  instigación directa e indirecta a delinquir, por cuanto el ex candidato está incitando al pueblo venezolano a la desobediencia de las leyes o al odio entre sus habitantes lo cual  pone en peligro la tranquilidad pública.

6.- Así mismo, el artículo 296 A que establece la información falsa e incertidumbre pública; en virtud que en sus pronunciamientos ha señalado cifras inequívocas falsas, no sustentadas en relación a los hechos ocurridos en Venezuela. Aunado a ello, el mal uso de las redes sociales, medios impresos, televisivos, correos electrónicos, panfletos, entre otros, con información que causa pánico en la colectividad y que  la mantiene en zozobra por parte del ex candidato.

7.- Los artículos 442 y 444, relacionado con la difamación e injuria, toda su actuación del ex candidato y su comando se enmarca  en estos artículos en su totalidad puesto que, se ha dirigido al público exponiendo al desprecio y al odio público,  por medio de ofensas a su honor y reputación, no solo por nuestro Presidente sino a las Instituciones del Estado.

8.- Los artículos 32 y 32 A de la Ley Orgánica para la Protección de los Niños, Niñas y Adolescentes en los que se establece
Por todo lo mencionado la U.B.V. Desde Mérida alza su voz para expresar:

Primero: Rechazamos todo discurso y acto de odio, violencia, sectarismo, actos vandálicos y desconocimiento de las Instituciones del Estado.

Segundo: hacemos un llamado al colectivo universitario, facilitadores, estudiantes, obreros, administrativos, a la tranquilidad, a la Paz, a la defensa de nuestros ideales y principios socialistas.

Tercero: Instamos al desarrollo productivo, laboral, educativo del país para el crecimiento de la Patria Grande de Bolívar y Chávez.

Cuarto: llamamos al respeto de la institucionalidad del Estado, el respeto a la Constitución y  a la voluntad popular expresada este 14 de Abril, donde salió victorioso nuestro actual presidente Nicolás Maduro Moros.

Quinto: Repudiamos la injerencia de actores internacionales fascistas que buscan generar la desestabilización en el país para sus beneficios económicos y trasnacionales.

Sexto: Hacemos un llamado a TODAS las instituciones del Estado, incluyendo la nuestra a la reflexión y profundizar mediante la aplicación de las tres R que nos dejó como legado el Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías Revisión, Rectificación y Reimpulso, para rescatar la eficiencia y eficacia en nuestra gestión pública y así dar respuesta al pueblo venezolano y lograr nuevamente el apoyo popular de las grandes mayorías.

“Chávez vive, la lucha sigue y con Maduro el primer presidente Chavista, el pueblo está seguro”

ESTADO MERIDA/ EJE MURACHI, PROGRAMA DE FORMACION DE GRADO EN ESTUDIOS JURIDICOS Y MISION JUSTICIA SOCIALISTA

Usted está aquí: Inicio >> Noticias >> Pronunciamiento de la UBV en el estado Mérida Eje Murachi